sábado, 21 de enero de 2012

Orgullosamente escribo estas líneas con la intención de sacar los pensamientos que recorren mi mente y dar a concluir ya una etapa para dar inicio a otra.

Noto un orgullo recorriendo mi cuerpo, como si de una plaga se tratase, solo que en este caso se percibe como algo positivo.
No queda rastro de lo que fuera antaño mi sentimiento más fuerte, por el contrario ha sido remplazado por otro de más poderoso que me permite andar con claridad y superar todo muro, todo obstáculo. Veo con claridad, sentado aquí, delante de la pantalla, puedo ver más lejos que nunca. Estando ciego no iba a ningún lado, pero ahora he despertado, un gigante dormido que se iba acercando cada vez más, como un fantasma; sigiloso pero presente.
Las imágenes pasan por mi mente, inundando los recuerdos del pasado cercano ¿Cómo podía ser así? Por suerte me he alzado orgullosamente ante sus ojos y ahora nada puede hacerme volver atrás; no quiero.
Puede que el abandono cause enfado, no en mi, por supuesto. No me importa en absoluto. Sí, lo que hace un mes me habría causado dolor y sufrimiento ahora me produce indiferencia, incluso un poco de satisfacción, quizás sea el momento de decirlo todo, ya que ahora me es igual lo que pase.
Soy rencoroso, lo sé, pero no dejaré que esto me consuma, solo servirá para no volver a cometer el mismo error, no volver a caer en una situación tan ridícula y patética como la que me encontraba hace poco tiempo, no lo permitiré.
Pues aquí estoy, escribiendo esto, inspirado por el orgullo, en el primero de los escritos era la tristeza y el dolor el que me movía los dedos y me hacía expresar lo que sentía, ahora no; mejor. No dejaré que tal sentimiento me haga daño; sé cómo controlarlo y transmitirlo, es algo que he aprendido hace tiempo y que sé hacer, porqué conozco los límites.
Por mi parte no habrá más movimientos, más actos, solo un último de ellos para finalizar y aclarar la situación, esta patética situación que por fin ha terminado para dar paso a un nuevo y mejor tiempo, que me hará mejor y me dará lo que llevo tiempo buscando y queriendo; la libertad.


Pues no sé qué relación tendrá esta imagen con el texto pero fue la primera que me pasó por la cabeza. Se trata de la bandera soviética ondeando en el Reichtag de Berlín durante la toma de la ciudad en Mayo de 1945, lo que puso fin a la Segunda Guerra Mundial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario